El verdadero Gran Hotel Budapest III

 

El desayuno, que se sirve en una amplia brasserie del primer piso, con una parte cerrada y la otra que recibe luz natural, es tan amplio como opulento. De soda (en sifones de vidrio) a champagne, pasando por partisserie de todos los estilos (la carot cake con azúcar negra es increíble) a huevos fritos perfectamente redondos, omellettes preparados en el momento, frutas frescas y cocidas, salmón, quesos y fiambres varios. El café es fuerte y se complemente con una gran variedad de jugos y tés. Maravilloso!

La cena en el mismo restó es exótica y profusamente atendida por una gran cantidad de solícitos mozos y camareras.

PD

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s